Buzones para comunidades: todo lo que necesita saber

 

Hay todo un universo tras el diseño de buzones para comunidades. Los casilleros de estas agrupaciones de vecinos o trabajadores son la puerta de entrada de su correspondencia y -no cabe duda- de vital importancia, para mantener sus asuntos al día. De la seguridad y las medidas antivandálicas que ofrecen dependerá, en gran medida, el éxito de su funcionalidad. De ahí que los buzones comunitarios se hayan convertido en una cuestión de gran relevancia cuando se aborda en las juntas de turno.

En este artículo, se van a repasar los tipos más comunes de buzones o casilleros para comunidades de propietarios, así como los materiales de los que están fabricados (metálicos y madera, fundamentalmente). A continuación, usted podrá leer un breve repaso sobre qué dicen las diferentes legislaciones que regulan los servicios de correos postales (cómo deben rotularse, cómo deben instalarse, convencionalismos y formalidades). En tercer lugar, podrá informarse de los precios de los buzones, en función de los materiales citados; y, finalmente, se le orientará acerca de dónde dirigirse para comprar buzones para comunidades.

Tipos de buzones para comunidades

Antes de instalar buzones de correos para comunidades, conviene que tenga en cuenta las medidas antivandálicas. Proteger la correspondencia es de vital importancia para que esta no se extravíe ni sea violada. Habrá de observar también el estilo que mejor combina con los materiales de la instalación final y espacio disponible, para acertar con el tipo de hilera más adecuado. En este sentido, las comunidades de propietarios utilizan, frecuentemente, los siguientes tipos de casilleros:

De interior y exterior horizontales

En los casilleros horizontales, la base del cuadrángulo es lo suficientemente espaciosa para que entren las cartas, apoyadas una encima de otra. Quizás sea la fórmula más utilizada en comunidades sin problemas de espacio, ya que estos casilleros ocupan mayor lugar que los verticales y su recogida se hace más cómoda.

De interior y exterior verticales

Gozan de una extraordinaria aceptación entre las comunidades de propietarios. En este tipo de buzones, las cartas quedan suspendidas sobre una de sus aristas y van ordenándose, una detrás de la otra y sucesivamente. La correspondencia queda sostenida con una vara de seguridad, que impide que caiga al suelo cuando sus titulares abren el buzón con su llave de seguridad. Los buzones verticales ocupan menos espacio que los horizontales. Se alzan como la fórmula perfecta para las comunidades que no disponen de un espacio demasiado amplio para instalar la recogida de correspondencia.

De paquetería

La llegada de paquetes que, debido a sus dimensiones, no entran en los buzones convencionales (horizontales o verticales) ha motivado que muchas comunidades de propietarios hayan instalado buzones de paquetería donde se depositarán los bultos, siempre y cuando exista una persona autorizada (por ejemplo, el conserje) para hacer la recepción. No ha de olvidar que los paquetes llegan, con frecuencia, como correo certificado y, al realizar la entrega, debe identificarse debidamente a la persona que lo recibe, tal y como establecen las garantías legales.

Según sea el material del que están fabricados, los buzones para comunidades más comunes pueden ser metálicos y de madera. Observe las características y ventajas que presenta cada modelo:

Buzones metálicos

La gran mayoría de las comunidades de propietarios elige estos modelos de casilleros para sus viviendas. Son funcionales y están a prueba de incendio. Los buzones metálicos están fabricados, normalmente, con elementos de acero, aluminio y metacrilato.

Buzones de madera

Se adaptan perfectamente a los diferentes portales y están cobrando cada vez más protagonismo entre las comunidades de propietarios. Suelen venir barnizados, para dar alto brillo y elegancia en los portales donde se instalan. Los más frecuentes son de madera de cerezo, roble y haya y están combinados con melanina y elementos metálicos.

Formas de instalación

Las comunidades de propietarios deben conocer la legislación que hay detrás de la entrega de su correspondencia. La prestación de servicios postales está regulada, principalmente, por tres normas: el artículo 10 de la Ley 24/1998; el Real Decreto 1829/1999, de 3 de diciembre; y la Directiva del Parlamento Europeo 97/67/CE. A tenor de sus respectivas legislaciones, para garantizar la privacidad de la correspondencia, hay que señalar las siguientes características, para los diferentes tipos de comunidades:

Buzones domiciliarios

El margen superior izquierdo contará con un casillero con cerradura universal para que el cartero pueda gestionar la correspondencia no entregada o devuelta. El resto de los buzones se ordenará de manera correlativa, de arriba abajo y de izquierda a derecha, según el orden de pisos y puertas que exista en el inmueble. Los propietarios de los casilleros podrán señalar quiénes son y facilitar su nombre o razón social.

Buzones Concentrados Pluridomiciliarios

Para rotular e identificar la titularidad de los BCP, hay que atender a las dos partes que diferencian este modelo:

– El interior: los titulares de estos casilleros acceden a ellos a través de su llave de seguridad. Ordenados de arriba abajo y de izquierda a derecha, se emplazan con tantas filas o columnas como viviendas haya en la calle en la que se encuentren.

– El exterior: es la parte a la que acceden los carteros y la guía de estos para entregar la correspondencia. Los titulares de estos casilleros acceden a ellos a través de su llave de seguridad. Se numeran de idéntico modo que los anteriores (de arriba abajo y de izquierda a derecha) y se ordenan por direcciones. El buzón número 1 estará reservado para el servicio de correos a través de las inscripciones “Correos” o “Devoluciones”.

Es importante dejar un número significativo de casilleros vacíos, en vista de que se pudieran construir más viviendas en la calle y para no tener que volver a llamar a los instaladores y que monten los restantes, con el riesgo de que el mismo modelo ya no esté disponible.

Propiedad Horizontal

Los buzones que se instalan en las comunidades que se rigen mediante esta norma tienen una forma específica de montaje: 60 cm de distancia mínima entre la primera fila de casilleros y el suelo y 1,70 m de altura máxima, en la fila más alejada del suelo.

Estos casilleros se colocarán en una zona cercana a la entrada del inmueble, con buena iluminación y empotrados a la pared, de tal manera que no puedan ser robados o trasladados.

Urbanizaciones en el casco urbano y sin perímetro definido

La cobertura de reparto se realizará en igualdad de condiciones que en el resto de las viviendas, siempre y cuando los buzones de esta comunidad de propietarios estén perfectamente señalados y rotulen en sus exteriores toda la información relevante para ser encontrados, sin confusión para los carteros y para no dar lugar a equívocos y cruce de la correspondencia de los particulares.

Precios muy diversos

Existen múltiples compañías que se encargan de la venta de buzones para comunidades de vecinos, dispuestas a realizar un presupuesto que, además del precio de los casilleros, incluya su montaje. Se trata de dos procesos necesarios, ante la gran complejidad que reúne su instalación.

Ante la gran variedad de buzones a disposición de las comunidades de propietarios, los precios son muy diversos. En función de la nobleza de los materiales que incorporen los casilleros, estos pueden variar. Desde luego, adquirir un buen número de casilleros resulta más barato que adquirirlos por separado, vista la gran cantidad de oferta que existe en el mercado.

Las empresas dedicadas a la venta de casilleros para comunidades ponen a disposición de estas agrupaciones buzones baratos que, en función de la empresa y los materiales, pueden variar: para las unidades más baratas, alrededor de 15 euros; y, para las más caras, más de 150 euros.

Sería muy complicado precisar el precio total de la instalación de columnas o filas de buzones para comunidades de propietarios sin atender a los requerimientos de estilo y necesidades que estos tengan y al presupuesto del que dispongan.

¿Dónde adquirirlos?

Las empresas especializadas en la fabricación y venta de buzones para comunidades de vecinos son los lugares adecuados donde dirigirse. Para instalar un gran número de casilleros, le conviene contactar con estas compañías, debido a su experiencia en la instalación y el montaje de los buzones. Algo más complejo, pero también posible, es adquirir los casilleros en grandes almacenes de menaje del hogar (tantos como hagan falta) y contratar los servicios de técnicos instaladores o carpinteros, para asegurar que su emplazamiento se realiza prestando atención a todos los detalles y acabados.

Ponerse en manos de profesionales de los buzones es de vital importancia a la hora de adquirir y colocar los casilleros de una comunidad de propietarios. Hablar sobre el espacio disponible y presupuesto será la guía para seleccionar los más adecuados para los vecinos. Ante la imposibilidad de que cada titular o propietario seleccione el estilo de su propio buzón (todos deben ser iguales) conviene que estos expertos dediquen una buena parte de su tiempo a elegir el tipo que mejor se puede adaptar al estilo y necesidades del inmueble. Al fin y al cabo, se trata de contentar a toda la comunidad y, si puede evitar derramas de importancia en este proceso, mejor que mejor.